Buscar
  • Wopporting

Boys DO cry


Los hombres si lloran, se arreglan las uñas, le tienen miedo a las cucarachas y se visten de rosadito, y NADA de eso los hace "severa flor" (léase en acento bogotano).

Si un hombre es de esos que parece no tener sentimientos, que sale con todas y que ninguna lo ha podido “ajuiciar", ¡malo! porque es un perro; pero si es un hombre fiel que no monta los cuernos y se dedica solo a una mujer, ¡malo! Porque es un “bobo”.


Si un hombre sale de fiesta con sus "amigotes", toma cerveza y cuanto trago se le atraviesa y además fuma, ¡malo! Porque es un “rumbero degenerado” que nadie para en la casa; pero si se queda en casa y cuando sale prefiere gaseosa o soda saborizada en vez de licor, ¡malo! Porque es una “mujercita” (como si esto fuera una ofensa, pero así lo usamos).


Si un hombre no se arregla mucho y le importa poco su aspecto físico, ¡malo! Porque es un dejado; pero si se arregla demasiado, se demora horas decidiendo qué ponerse y va a que le arreglen las uñas, ¡malo! Porque debe ser “gay” (otra vez, como si esto fuera una ofensa).


Si un hombre nos demuestra que le gustamos, es un ganoso; pero si no nos hace caso cuando nosotras le hacemos saber que nos gusta, es gay. Si es demasiado caballeroso, es machista; pero si no ayuda en nada, es un desconsiderado. Si no llora es un insensible; pero si llora, es un dramático y otra vez, una “nenita”.


¿Quién nos entiende?



Los hombres han tenido este tipo de presiones, toda su vida, y tal vez esta sea la razón por la que muchos de ellos prefieren no demostrar lo que sienten, no decir un “Te amo” y hacerse los fuertes, porque ninguno quiere llevarse el título de bobo, débil o desubicado (es que seamos sinceros, ¿A quién le gustaría?).


La figura de macho que nos vendieron es ese de aspecto fuerte y comportamientos rudos, es que no se quebranta con nada y que siempre está listo para la acción. El macho, macho es ese al que su miembro, siempre y absolutamente siempre, le responde; es ese que se mete en peleas y las gana. El típico macho no siente temor, no llora, no sufre.


Pero así como las mujeres no somos unas princesas, encerradas e indefensas, los hombres tampoco tienen por qué cumplir con ese estereotipo de macho.


Los hombres son seres humanos y como tal, no pueden evitar sentir y vivir sus emociones, y que dejen de sentir esta presión y comiencen a actuar más según lo que sienten y no según lo que espera la sociedad, depende de todos y es muy simple (Bueno, no tanto, pero podemos lograrlo).


Es necesario modificar las expectativas y estándares culturales que hemos impuesto a los hombres desde la infancia para conocer realmente cómo es su emocionalidad y sentimientos cuando se expresan con total libertad, y para hacerlo, basta con dejar de estar juzgando cada cosa que hacen y dejar de estar clasificando si es cosa de hombre o de mujer.


Para los hombres, tal vez no sea taaaaaan sencillo, por la costumbre de actuar de otras formas, pero con ser atentos a lo que sienten y seguir eso que desean, sin importar el qué dirán, es un buen comienzo.


Dejemos los estereotipos a un lado, centrémonos en el ser humano que tenemos al frente, sin importar si es hombre o mujer y tratémoslo como nos gustaría que nos trataran, porque que pena y todo con Robert Smith, pero boys DO cry.


Re-relacionémonos con lo que creemos sobre cómo debe actuar un hombre.





10 vistas
  • Facebook
  • Instagram